¿Cómo el atún beneficia a los abuelitos?

Cuando llegamos a la vejez, nuestros pensamientos, formas de ver la vida y capacidades cambian. Volteamos hacia atrás para reconocer los logros y tropiezos, y vivimos el presente viendo crecer a los hijos o nietos -según sea el caso- y con ellos llenarnos de amor.
Ya sea a partir de los 60 años (como indica la ONU) o los 65 (como sugieren los países desarrollados), debemos tener en cuenta que en esta etapa de madurez hay ciertos cuidados importantes a considerar: cambios físicos y biológicos, funcionalidad y autonomía, revisiones médicas preventivas, actividad física constante, y sobre todo la alimentación.
De una correcta alimentación depende en gran parte mantener una salud óptima y alejarnos de padecer, entre otros males, desnutrición, sobrepeso, obesidad, diabetes, presión alta, osteoporosis, infartos, embolias, algunos tipos de cáncer e incluso trastornos neurológicos.
Tanto por cambios propios del envejecimiento como por otros factores relacionados con la alimentación, enfermedades o complicaciones, los adultos mayores pueden presentar deficiencia de sustancias benéficas como el calcio, ácido fólico, hierro y tiamina. Para evitar esta falta de nutrientes, los expertos recomiendan consumir todos los grupos de alimentos (verduras y frutas, cereales, y leguminosas y alimentos de origen animal) en las tres comidas principales del día.
En el caso de las carnes, se ha comprobado que la mejor opción son los pescados y mariscos, entre los que sobresale el atún pues aporta un alto contenido de ácidos grasos Omega-3, que entre otros beneficios para la salud ayudan a combatir al colesterol “malo” y aportan energía al organismo sin el riesgo de que termine depositado este tipo de colesterol en las arterias, como sucede con otras grasas ingeridas de animales no marinos.
El atún es una excelente fuente de proteínas (24 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto), vitaminas (A, D, E, B3, B6 y B12) y minerales (potasio, fósforo, magnesio, hierro, sodio y calcio, que es fundamental para el fortalecimiento de los huesos y reduce la aparición de osteoporosis).
Además, es de fácil deglución y digestión comparado con algún otro cárnico -lo que ayuda mucho a las personas con dentadura limitada, como muchos de nuestros abuelitos-; y, por si fuera poco, es posible prepararlo de maneras muy versátiles, consumirlo solo e inclusive encontrarlo en presentaciones con mezclas atractivas y deliciosas, como es el caso del renovado portafolio de Mazatún®, que ahora incluye Atún Aleta Amarilla con Chipotle, con Verduras en Agua, y con Verduras y Mayonesa, disponibles en formato lata con tapa y cucharita (listo para consumir) para disfrutarlo y nutrirse en cualquier momento del día.

 

Regresar