Blog

Manualidades con una lata de atún Mazatún

3 manualidades para decorar tus fiestas patrias con una lata de atún

Para los mexicanos, septiembre es un mes muy especial debido a las fiestas patrias que conmemoran un año más de independencia nacional. Además del emotivo grito la noche del día 15, estas fechas son motivo de reuniones familiares o con amigos y hasta con los compañeros de trabajo, en las que los platillos tradicionales como el pozole y el chile en nogada se vuelven protagonistas de momentos memorables.Una manera de añadir un toque más de mexicanidad a estas reuniones, o de simplemente adornar el hogar acorde con las festividades patrias, es reutilizar tus latas de atún Mazatún y darles una nueva vida. A continuación, te ofrecemos tres ideas creativas para transformar esos empaques del atún más delicioso de la costa oeste del país en un elemento que resalte tu amor por México; en cada caso, es indispensable primero desprender la etiqueta de la lata vacía y lavarla con agua y jabón como si fueran un traste de cocina:1. SalseroUna lata de atún Mazatún tiene el tamaño ideal para ser convertida en un práctico salsero e incluso en un recipiente para ingredientes como orégano, cebolla o chile piquín, ampliamente utilizados en el pozole -que, dicho sea de paso, puede ser de atún y no de cerdo-.Decorarla es muy fácil. Solamente necesitas:- 1 lata de atún Mazatún; vacía, sin etiqueta y lavada.- 1 metro de listón tricolor (verde, blanco y rojo), fácil de conseguir en cualquier mercería durante estas fechas.- Un tubo de pegamento líquido de resina sintética, que encontrarás en la papelería.- Tijeras.¿Cómo decorar?Toma el listón y pega una de sus puntas con el pegamento líquido a la cara frontal de la lata, rodéala con las vueltas suficientes como para que quede completamente tapada la zona donde antes estaba la etiqueta de Mazatún y no sea visible el color original de la lata; corta con las tijeras el listón y pega ese otro extremo por encima del mismo listón empleado. Deja secar por 10 minutos.

Mazatlán, cuna de la mejor proteína marina

Hablar de Mazatlán, ubicada en la bella costa del Océano Pacífico del estado de Sinaloa, es hablar de atún; pues de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA), en esta ciudad portuaria se pesca o se procesa más del 70% de este tipo de túnido a nivel nacional, donde se prepara y envasa ya sea para el consumo interno o para su exportación. Si leemos la etiqueta de una lata de atún, es muy probable que aparezca Mazatlán en la dirección.En este punto del país, la marca regional más importante, Mazatún® (perteneciente al Grupo PINSA, la principal fuente de empleos indirectos en Mazatlán), opera bajo estrictos estándares de pesca responsable a través del sistema red de cerco (purse seiner), con el que se evita la captura accidental de delfines y se obtiene únicamente atún aleta amarilla, la proteína marina por excelencia en los hogares mexicanos; se trata de un método altamente selectivo, sustentable y respetuoso de los ecosistemas marinos.Mazatlán es la cuna de la planta enlatadora de atún Pescados Industrializados, S.A., la más grande del país y una de las más modernas del mundo, que contribuye a garantizar la seguridad alimentaria de México gracias a sus 13 líneas de producción, frigoríficos para el resguardo de materia prima con capacidad de 21 mil toneladas y almacenes de producto terminado para dos millones de cajas.Cabe destacar que la operación pesquera de la flota mexicana de túnidos ha sido reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como una actividad productiva altamente responsable, materia en la que Mazatlán es un ejemplo internacional.El estado actual de la pesca responsable en la entidad y las actualizaciones tecnológicas realizadas en las plantas atuneras de Mazatlán, aunado a mejores condiciones climáticas que facilitan las capturas de este pescado, han favorecido que la industria local del atún rompa su propio récord en comparación con el año pasado, pues de acuerdo con Grupo PINSA de enero a abril de 2019 se obtuvieron 22 mil toneladas del túnido, lo que se traduce en cinco mil toneladas más que el mismo periodo de 2018. De mantenerse dicha tendencia, este año se rebasaría la pesca total del 2018 en la ciudad, calculada en 1,120 mil toneladas.
Mazatlán, cuna de atún Mazatún

Mazatlán, cuna de la mejor proteína marina

Hablar de Mazatlán, ubicada en la bella costa del Océano Pacífico del estado de Sinaloa, es hablar de atún; pues de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA), en esta ciudad portuaria se pesca o se procesa más del 70% de este tipo de túnido a nivel nacional, donde se prepara y envasa ya sea para el consumo interno o para su exportación. Si leemos la etiqueta de una lata de atún, es muy probable que aparezca Mazatlán en la dirección.En este punto del país, la marca regional más importante, Mazatún® (perteneciente al Grupo PINSA, la principal fuente de empleos indirectos en Mazatlán), opera bajo estrictos estándares de pesca responsable a través del sistema red de cerco (purse seiner), con el que se evita la captura accidental de delfines y se obtiene únicamente atún aleta amarilla, la proteína marina por excelencia en los hogares mexicanos; se trata de un método altamente selectivo, sustentable y respetuoso de los ecosistemas marinos.Mazatlán es la cuna de la planta enlatadora de atún Pescados Industrializados, S.A., la más grande del país y una de las más modernas del mundo, que contribuye a garantizar la seguridad alimentaria de México gracias a sus 13 líneas de producción, frigoríficos para el resguardo de materia prima con capacidad de 21 mil toneladas y almacenes de producto terminado para dos millones de cajas.Cabe destacar que la operación pesquera de la flota mexicana de túnidos ha sido reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como una actividad productiva altamente responsable, materia en la que Mazatlán es un ejemplo internacional.El estado actual de la pesca responsable en la entidad y las actualizaciones tecnológicas realizadas en las plantas atuneras de Mazatlán, aunado a mejores condiciones climáticas que facilitan las capturas de este pescado, han favorecido que la industria local del atún rompa su propio récord en comparación con el año pasado, pues de acuerdo con Grupo PINSA de enero a abril de 2019 se obtuvieron 22 mil toneladas del túnido, lo que se traduce en cinco mil toneladas más que el mismo periodo de 2018. De mantenerse dicha tendencia, este año se rebasaría la pesca total del 2018 en la ciudad, calculada en 1,120 mil toneladas.

¿Cómo el atún beneficia a los abuelitos?

Cuando llegamos a la vejez, nuestros pensamientos, formas de ver la vida y capacidades cambian. Volteamos hacia atrás para reconocer los logros y tropiezos, y vivimos el presente viendo crecer a los hijos o nietos -según sea el caso- y con ellos llenarnos de amor.Ya sea a partir de los 60 años (como indica la ONU) o los 65 (como sugieren los países desarrollados), debemos tener en cuenta que en esta etapa de madurez hay ciertos cuidados importantes a considerar: cambios físicos y biológicos, funcionalidad y autonomía, revisiones médicas preventivas, actividad física constante, y sobre todo la alimentación.De una correcta alimentación depende en gran parte mantener una salud óptima y alejarnos de padecer, entre otros males, desnutrición, sobrepeso, obesidad, diabetes, presión alta, osteoporosis, infartos, embolias, algunos tipos de cáncer e incluso trastornos neurológicos.Tanto por cambios propios del envejecimiento como por otros factores relacionados con la alimentación, enfermedades o complicaciones, los adultos mayores pueden presentar deficiencia de sustancias benéficas como el calcio, ácido fólico, hierro y tiamina. Para evitar esta falta de nutrientes, los expertos recomiendan consumir todos los grupos de alimentos (verduras y frutas, cereales, y leguminosas y alimentos de origen animal) en las tres comidas principales del día.En el caso de las carnes, se ha comprobado que la mejor opción son los pescados y mariscos, entre los que sobresale el atún pues aporta un alto contenido de ácidos grasos Omega-3, que entre otros beneficios para la salud ayudan a combatir al colesterol “malo” y aportan energía al organismo sin el riesgo de que termine depositado este tipo de colesterol en las arterias, como sucede con otras grasas ingeridas de animales no marinos.El atún es una excelente fuente de proteínas (24 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto), vitaminas (A, D, E, B3, B6 y B12) y minerales (potasio, fósforo, magnesio, hierro, sodio y calcio, que es fundamental para el fortalecimiento de los huesos y reduce la aparición de osteoporosis).Además, es de fácil deglución y digestión comparado con algún otro cárnico -lo que ayuda mucho a las personas con dentadura limitada, como muchos de nuestros abuelitos-; y, por si fuera poco, es posible prepararlo de maneras muy versátiles, consumirlo solo e inclusive encontrarlo en presentaciones con mezclas atractivas y deliciosas, como es el caso del renovado portafolio de Mazatún®, que ahora incluye Atún Aleta Amarilla con Chipotle, con Verduras en Agua, y con Verduras y Mayonesa, disponibles en formato lata con tapa y cucharita (listo para consumir) para disfrutarlo y nutrirse en cualquier momento del día. 

Disfruta de las cenas navideñas sin kilos de más

Estamos en diciembre y el espíritu navideño se refleja en prácticamente todo lo que nos rodea. Adornos en las casas, promociones exclusivas en los centros comerciales, iluminación especial en edificios de gobierno y reuniones con los compañeros de trabajo, amigos y familiares, son una constante habitualmente desde que terminaba noviembre.Si bien la navidad es una festividad cristiana que rememora el nacimiento de Jesús, su comercialización ha dejado un tanto atrás el significado religioso para dar paso a grandes celebraciones en las que se agradece el estar rodeados de las personas que más queremos. Según la tradición, los colores de esta temporada son el verde, que representa el renacimiento y la vida; el rojo, que simboliza la sangre de Cristo; y el dorado, significado de luz, riqueza y realeza.Uno de los aspectos más apreciados de esta época son los platillos que se comparten en las reuniones; pavo relleno, romeritos de camarón, pierna de cerdo y bacalao suelen ser los protagonistas en las mesas tanto en la nochebuena del 24 de diciembre como en la cena del 31, día que se celebra el año nuevo. A este embate inusual de calorías y grasas propias de las fiestas navideñas, en las que solemos comer más de lo normal, hay que sumar el consumo de bebidas alcohólicas o con exceso de azúcar. Dichas prácticas casi sin control durante estas fechas, más tarde se reflejarán en el peso y talla de hombres y mujeres por igual.Una de las maneras más económicas de cuidar la línea en estas fiestas es cocinar platillos a base de atún, pues de acuerdo con la app y sitio de conteo de calorías de productos alimenticios FatSecret, una porción de 100 gramos de atún en agua enlatado aporta apenas 116 calorías, de las cuales 93% son proteína, 7% grasa y 0% carbohidratos.Por otro lado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), asegura que los pescados son parte de un patrón de alimentación saludable, ya que proporcionan proteína, grasas sanas Omega-3, más vitamina B12 y vitamina D que cualquier otro tipo de alimento, hierro (importante para bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas), y minerales como selenio, zinc y yodo. En ese sentido, la autoridad recomienda comer de dos a tres porciones por semana de atún enlatado.Si queremos conservar nuestro peso durante las celebraciones navideñas, es importante cuidar la cantidad de algunos ingredientes que le pueden quitar todo lo saludable a la proteína marina por excelencia. Por ejemplo, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), una ración de 100 gramos de mayonesa aporta 680 calorías, muchas más que el propio atún. Lo mismo sucede con otros aderezos que aparentemente son saludables ya que suelen emplearse en ensaladas, pero que en el fondo contienen más calorías que otros productos para combinar.    Para mantener la línea en esta temporada, el mejor consejo siempre será no excederse; sin embargo, recurrir a pescados y mariscos como el atún es una opción ligera y saludable, además de deliciosa, para pasar las fiestas decembrinas al lado de nuestros seres queridos. A continuación, enlistamos una serie de ingredientes que se pueden emplear en los platillos navideños sin la preocupación de subir de peso:
  • Plantas y vegetales: Elote, jitomate, cebolla, espinaca, lechuga (iceberg, romana o mezclada), apio, chile serrano, ajo, orégano, chícharo, zanahoria, aceituna, pimientos, menta.
  • Frutas: Manzana verde, aguacate, pera, durazno, frutos rojos, coco, mandarina, fresa, toronja.
  • Frutos secos y legumbres: almendras, nueces, pasas, garbanzos, frijoles blancos, lentejas.
Disfrutar de la navidad y año nuevo de forma saludable es posible gracias al atún, además de que resulta mucho más económico si comparamos su costo frente a otros tipos de cárnicos.Echa a volar tu imaginación y combina las latas de atún aleta amarilla en agua Mazatún® con algunos de los ingredientes antes enlistados; el resultado será apreciado por tus invitados y agradecido por sus guardarropas y bolsillos, pues no será necesario comprar prendas de mayor talla una vez entrado el 2020.
Cenas saludables con atún Mazatún

Disfruta de las cenas navideñas sin kilos de más

Estamos en diciembre y el espíritu navideño se refleja en prácticamente todo lo que nos rodea. Adornos en las casas, promociones exclusivas en los centros comerciales, iluminación especial en edificios de gobierno y reuniones con los compañeros de trabajo, amigos y familiares, son una constante habitualmente desde que terminaba noviembre.Si bien la navidad es una festividad cristiana que rememora el nacimiento de Jesús, su comercialización ha dejado un tanto atrás el significado religioso para dar paso a grandes celebraciones en las que se agradece el estar rodeados de las personas que más queremos. Según la tradición, los colores de esta temporada son el verde, que representa el renacimiento y la vida; el rojo, que simboliza la sangre de Cristo; y el dorado, significado de luz, riqueza y realeza.Uno de los aspectos más apreciados de esta época son los platillos que se comparten en las reuniones; pavo relleno, romeritos de camarón, pierna de cerdo y bacalao suelen ser los protagonistas en las mesas tanto en la nochebuena del 24 de diciembre como en la cena del 31, día que se celebra el año nuevo. A este embate inusual de calorías y grasas propias de las fiestas navideñas, en las que solemos comer más de lo normal, hay que sumar el consumo de bebidas alcohólicas o con exceso de azúcar. Dichas prácticas casi sin control durante estas fechas, más tarde se reflejarán en el peso y talla de hombres y mujeres por igual.Una de las maneras más económicas de cuidar la línea en estas fiestas es cocinar platillos a base de atún, pues de acuerdo con la app y sitio de conteo de calorías de productos alimenticios FatSecret, una porción de 100 gramos de atún en agua enlatado aporta apenas 116 calorías, de las cuales 93% son proteína, 7% grasa y 0% carbohidratos.Por otro lado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), asegura que los pescados son parte de un patrón de alimentación saludable, ya que proporcionan proteína, grasas sanas Omega-3, más vitamina B12 y vitamina D que cualquier otro tipo de alimento, hierro (importante para bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas), y minerales como selenio, zinc y yodo. En ese sentido, la autoridad recomienda comer de dos a tres porciones por semana de atún enlatado.Si queremos conservar nuestro peso durante las celebraciones navideñas, es importante cuidar la cantidad de algunos ingredientes que le pueden quitar todo lo saludable a la proteína marina por excelencia. Por ejemplo, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), una ración de 100 gramos de mayonesa aporta 680 calorías, muchas más que el propio atún. Lo mismo sucede con otros aderezos que aparentemente son saludables ya que suelen emplearse en ensaladas, pero que en el fondo contienen más calorías que otros productos para combinar.    Para mantener la línea en esta temporada, el mejor consejo siempre será no excederse; sin embargo, recurrir a pescados y mariscos como el atún es una opción ligera y saludable, además de deliciosa, para pasar las fiestas decembrinas al lado de nuestros seres queridos. A continuación, enlistamos una serie de ingredientes que se pueden emplear en los platillos navideños sin la preocupación de subir de peso:
  • Plantas y vegetales: Elote, jitomate, cebolla, espinaca, lechuga (iceberg, romana o mezclada), apio, chile serrano, ajo, orégano, chícharo, zanahoria, aceituna, pimientos, menta.
  • Frutas: Manzana verde, aguacate, pera, durazno, frutos rojos, coco, mandarina, fresa, toronja.
  • Frutos secos y legumbres: almendras, nueces, pasas, garbanzos, frijoles blancos, lentejas.
Disfrutar de la navidad y año nuevo de forma saludable es posible gracias al atún, además de que resulta mucho más económico si comparamos su costo frente a otros tipos de cárnicos.Echa a volar tu imaginación y combina las latas de atún aleta amarilla en agua Mazatún® con algunos de los ingredientes antes enlistados; el resultado será apreciado por tus invitados y agradecido por sus guardarropas y bolsillos, pues no será necesario comprar prendas de mayor talla una vez entrado el 2020.
Los mejores complementos del atún en lata

Atún y sus mejores complementos

El atún es uno de los alimentos preferidos por los mexicanos gracias a su versatilidad, sabor, precio y sobre todo sus beneficios para la salud. Como ya hemos expuesto antes en este espacio, es rico en vitaminas (A, D, E, B3, B6 y B12) y minerales (potasio, fósforo, magnesio, hierro, sodio y calcio, que ayuda a reforzar los huesos); aporta ácidos grasos Omega-3, que fortalecen las neuronas y mantienen al corazón sano y protegido contra accidentes cerebrovasculares; y es una gran fuente de proteínas (24 gramos de proteína por cada 100 gramos del pescado).Tras décadas de adquirirlo en el formato enlatado tradicional, hoy en día es posible encontrarlo en presentaciones más convenientes, como bolsita tipo pouch o lata con cucharita para disfrutar al momento, e incluso combinado con otros ingredientes como verduras o chile chipotle.El atún es por sí solo un gran alimento que beneficia a nuestro organismo. Sin embargo, existen algunos ingredientes con los cuales podemos combinarlo para potenciar aún más el papel saludable de la proteína marina por excelencia. A continuación, te presentamos dos opciones 100% mexicanas para darle un toque distinto a este pescado y obtener mayores beneficios para ti y tu familia. EjotesYa sea sólo cortado como ensalada o mediante preparaciones más complejas con la ayuda de otros ingredientes, el ejote es un acompañante que se lleva bien con la frescura del atún. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), es una leguminosa que fortalece al sistema inmunológico por contener ácido fólico, fibra soluble, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro y vitaminas A, C y K, la cual desempeña un papel importante en la coagulación de la sangre; además de ser rica en agua.Proveniente del náhuatl “exotl” (frijol verde), esta verdura conocida también como judía verde o habichuela es un orgullo de nuestra región, pues es originaria de México y Centroamérica; tras la conquista española, se expandió a distintas partes del mundo donde actualmente se produce y aprovecha.Contiene también catequinas, un tipo de antioxidante que según el Instituto del Cáncer de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., ayuda a proteger las células del daño causado por los radicales libres: moléculas inestables que se generan durante el metabolismo normal de las células (cambios químicos que ocurren en una célula); éstas se pueden acumular en las células y dañar otras moléculas, lo que aumenta el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades.   AguacateConocido en los últimos años como “oro verde”, se trata de un ingrediente muy arraigado en la cocina mexicana, presente en un sinnúmero de platillos. Al igual que los ejotes, su nombre proviene del náhuatl y destaca por ser el segundo producto agroalimentario más exportado por nuestro país, solamente detrás de la cerveza, pues en 2018 se vendió al extranjero 2 mil 392 millones de dólares de este fruto, de acuerdo con cifras del Banco de México (BM). En términos de volumen, la nación exportó el año pasado más de un millón 198 mil toneladas métricas de aguacate, según cifras del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).La Secretaría de Salud (SSa) recomienda consumir por lo menos medio aguacate al día para mejorar nuestro bienestar, toda vez que contiene nutrientes como proteínas, fibra, folatos, potasio, magnesio, hierro, calcio, carbohidratos, calorías benéficas y vitaminas A, C y E; así como grasas monoinsaturadas, que ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL (conocido como “colesterol malo”) y a mantener las células.Entre los beneficios comprobados del aguacate para el organismo, se encuentran:
  • Aumenta los niveles de “colesterol bueno” (HDL) en la sangre y disminuye los de “colesterol malo”.
  • Regulariza el azúcar en la sangre y ayuda a evitar la resistencia a la insulina.
  • En el caso de padecer artritis reumatoide, facilita que las articulaciones se desinflamen.
  • Por su alto contenido de vitaminas C y E, nutre la piel, las uñas y el cabello.
  • Su riqueza en potasio contribuye a nivelar la presión arterial.
  • Reduce el riesgo de padecimientos en los ojos, principalmente cataratas.
  • Mejora la digestión.
Ya sea en rodajas o cubitos para tostadas, tacos y ceviches, o bien mediante preparaciones más elaboradas, el aguacate es un complemento perfecto para el atún; además de hacer un contraste de sabor y texturas, aporta un toque de salud y mexicanidad a tus comidas.

Beneficios del atún durante un embarazo

El embarazo es uno de los momentos más importantes de una mujer. No sólo por la gestación de un nuevo ser por venir al mundo y a quien llenaremos de amor, sino porque estos nueve meses son relevantes para el resto de su vida una vez que haya nacido: los cuidados que tengamos se reflejarán directamente en el bebé, y la alimentación es la principal vía para garantizar que nazca sano y con los nutrientes necesarios para su desarrollo tanto cognitivo como físico.De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) , en los últimos años, la evolución de los conocimientos científicos y el debate sobre los beneficios y los riesgos del consumo de pescado durante esta etapa han generado confusión en torno a cuánto y cómo se puede consumir.Según estos especialistas, el pescado es un componente básico de una alimentación equilibrada y constituye una fuente saludable de proteínas y de nutrientes como los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3 (AGPICLn3), cuyo consumo se ha comprobado que reduce el riesgo de coronariopatías y de accidentes cerebrovasculares. Además, cuando la madre consume este tipo de alimentos antes y durante el embarazo, favorece la mejora del desarrollo neurológico de los lactantes y de los niños de corta edad.En los medios y entre la sociedad en general, existe el mito de que el consumo de atún en el embarazo debe evitarse debido a que los pescados suelen contener metilmercurio, que se produce cuando el mercurio proviene del aire y se acumula en corrientes fluviales y océanos. Sin embargo, el Comité Consultivo de Lineamientos Alimenticios de Estados Unidos (Dietary Guidelines Advisory Committee) asegura que los alimentos marinos que deben evadir las mujeres embarazadas, las madres lactantes y las que tienen planes de embarazarse son ciertas variedades como el pescado blanquillo, el tiburón, el pez espada y la caballa gigante, debido que tienen niveles elevados de metilmercurio, elemento contaminante presente sobre todo en los peces de gran tamaño.El pescado es rico en ácidos grasos Omega 3, vitaminas del grupo B, yodo, selenio y vitamina D, y hay estudios serios realizados por expertos que han comprobado que sus nutrientes juegan un papel relevante en el desarrollo del cerebro en los fetos y los lactantes. Las mismas autoridades sanitarias de Estados Unidos sugieren que las mujeres embarazadas y las madres en lactancia pueden consumir atún, siempre y cuando no rebasen los 170 gramos a la semana. En ese sentido, un informe del Comité Consultivo antes referido destaca que incluso cuando las mujeres ingieren el doble de la porción semanal recomendada, los beneficios para el bebé son mayores que losriesgos, con lo cual se deja de lado de forma contundente el mito de que el atún es malo para los recién nacidos.A decir del Dr. Steve Abrams, director médico del Programa de Nutrición Neonatal en la Facultad de Medicina de Baylor (Texas, Estados Unidos), “la meta de los lineamientos alimenticios es darle a la gente opciones de alimentos saludables y no la inclusión o la exclusión de ciertos alimentos. El beneficio de incluir ácidos grasos Omega 3 en su dieta es mayor que el posible riesgo de contaminación. Lo importante es que tengan distintas opciones de productos del mar de dónde elegir y no que sólo se limiten a un tipo, y entre esas opciones se encuentra el atún en lata” .Instituciones académicas de renombre como la Universidad de Harvard se han sumado a esta reflexión sobre las ventajas del consumo de pescado, incluido el atún, durante el embarazo y la lactancia. En un estudio que realizó con 135 madres e infantes, los investigadores encontraron que los bebés que obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria fueron aquellos cuyas mamás consumieron dos o más porciones de pescado a la semana durante el embarazo, y se comprobó que tenían niveles muy bajos de mercurio.En el caso de nuestro país, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda el consumo de atún durante el embarazo para aportar vitamina B12 y ácidos grasos Omega 3 al feto. En el mismo sentido que las investigaciones anteriormente citadas, hace tres años la Secretaría de Salud federal recalcó que “los peces grandes tienen niveles más altos de metilmercurio por la mayor duración de la exposición, como el pez espada, tiburón y caballa; mientras que las especies más bajas en metilmercurio como los camarones, atún enlatado claro o salmón, son las que debemos consumir”.Por último, cabe recordar las palabras de Mariana Ramos, directora ejecutiva de la Alianza del Pacífico por el Atún Sustentable (APAS), quien en marzo pasado publicó en una columna de alcance nacional que “las investigaciones más recientes han mostrado que el atún es la opción ideal para las mujeres embarazadas”.Así que si tienes planes de embarazo en los próximos meses, estás gestando ya una nueva vida o te encuentras en la etapa de lactancia, ten la seguridad de que no hay riesgos en el consumo moderado de atún enlatado; sino todo lo contrario, como afirma la experta: “El consumo regular de un pescado graso, como es el atún, puede aumentar hasta en seis puntos extra el IQ de los bebés, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)”.
Beneficios del atún en el embarazo

Beneficios del atún durante un embarazo

El embarazo es uno de los momentos más importantes de una mujer. No sólo por la gestación de un nuevo ser por venir al mundo y a quien llenaremos de amor, sino porque estos nueve meses son relevantes para el resto de su vida una vez que haya nacido: los cuidados que tengamos se reflejarán directamente en el bebé, y la alimentación es la principal vía para garantizar que nazca sano y con los nutrientes necesarios para su desarrollo tanto cognitivo como físico.De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) , en los últimos años, la evolución de los conocimientos científicos y el debate sobre los beneficios y los riesgos del consumo de pescado durante esta etapa han generado confusión en torno a cuánto y cómo se puede consumir.Según estos especialistas, el pescado es un componente básico de una alimentación equilibrada y constituye una fuente saludable de proteínas y de nutrientes como los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3 (AGPICLn3), cuyo consumo se ha comprobado que reduce el riesgo de coronariopatías y de accidentes cerebrovasculares. Además, cuando la madre consume este tipo de alimentos antes y durante el embarazo, favorece la mejora del desarrollo neurológico de los lactantes y de los niños de corta edad.En los medios y entre la sociedad en general, existe el mito de que el consumo de atún en el embarazo debe evitarse debido a que los pescados suelen contener metilmercurio, que se produce cuando el mercurio proviene del aire y se acumula en corrientes fluviales y océanos. Sin embargo, el Comité Consultivo de Lineamientos Alimenticios de Estados Unidos (Dietary Guidelines Advisory Committee) asegura que los alimentos marinos que deben evadir las mujeres embarazadas, las madres lactantes y las que tienen planes de embarazarse son ciertas variedades como el pescado blanquillo, el tiburón, el pez espada y la caballa gigante, debido que tienen niveles elevados de metilmercurio, elemento contaminante presente sobre todo en los peces de gran tamaño.El pescado es rico en ácidos grasos Omega 3, vitaminas del grupo B, yodo, selenio y vitamina D, y hay estudios serios realizados por expertos que han comprobado que sus nutrientes juegan un papel relevante en el desarrollo del cerebro en los fetos y los lactantes. Las mismas autoridades sanitarias de Estados Unidos sugieren que las mujeres embarazadas y las madres en lactancia pueden consumir atún, siempre y cuando no rebasen los 170 gramos a la semana. En ese sentido, un informe del Comité Consultivo antes referido destaca que incluso cuando las mujeres ingieren el doble de la porción semanal recomendada, los beneficios para el bebé son mayores que losriesgos, con lo cual se deja de lado de forma contundente el mito de que el atún es malo para los recién nacidos.A decir del Dr. Steve Abrams, director médico del Programa de Nutrición Neonatal en la Facultad de Medicina de Baylor (Texas, Estados Unidos), “la meta de los lineamientos alimenticios es darle a la gente opciones de alimentos saludables y no la inclusión o la exclusión de ciertos alimentos. El beneficio de incluir ácidos grasos Omega 3 en su dieta es mayor que el posible riesgo de contaminación. Lo importante es que tengan distintas opciones de productos del mar de dónde elegir y no que sólo se limiten a un tipo, y entre esas opciones se encuentra el atún en lata” .Instituciones académicas de renombre como la Universidad de Harvard se han sumado a esta reflexión sobre las ventajas del consumo de pescado, incluido el atún, durante el embarazo y la lactancia. En un estudio que realizó con 135 madres e infantes, los investigadores encontraron que los bebés que obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria fueron aquellos cuyas mamás consumieron dos o más porciones de pescado a la semana durante el embarazo, y se comprobó que tenían niveles muy bajos de mercurio.En el caso de nuestro país, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda el consumo de atún durante el embarazo para aportar vitamina B12 y ácidos grasos Omega 3 al feto. En el mismo sentido que las investigaciones anteriormente citadas, hace tres años la Secretaría de Salud federal recalcó que “los peces grandes tienen niveles más altos de metilmercurio por la mayor duración de la exposición, como el pez espada, tiburón y caballa; mientras que las especies más bajas en metilmercurio como los camarones, atún enlatado claro o salmón, son las que debemos consumir”.Por último, cabe recordar las palabras de Mariana Ramos, directora ejecutiva de la Alianza del Pacífico por el Atún Sustentable (APAS), quien en marzo pasado publicó en una columna de alcance nacional que “las investigaciones más recientes han mostrado que el atún es la opción ideal para las mujeres embarazadas”.Así que si tienes planes de embarazo en los próximos meses, estás gestando ya una nueva vida o te encuentras en la etapa de lactancia, ten la seguridad de que no hay riesgos en el consumo moderado de atún enlatado; sino todo lo contrario, como afirma la experta: “El consumo regular de un pescado graso, como es el atún, puede aumentar hasta en seis puntos extra el IQ de los bebés, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)”.

¿Cómo enseñar a los niños a comer atún?

Pasando el año y medio de edad, como recomiendan los pediatras, los niños pueden comenzar a consumir atún, un pescado azul bastante sano debido a que aporta minerales como potasio, hierro, magnesio, fósforo y sodio, proteínas de alto valor biológico, y vitaminas A, D y complejo B. Además, es un alimento rico en ácidos grasos Omega-3, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) son necesarios para una buena salud y un desarrollo adecuado; y es bajo en grasas saturadas, como la mayoría de los pescados azules.En México, es común además de muy económico que a los pequeños del hogar se les ponga de lunch un sándwich de atún, ya sea sólo o acompañado de mayonesa y verduras, pues las mamás mexicanas están conscientes de lo oportuno que resulta este pescado para una dieta saludable. Sin embargo, hay niños que se resisten a consumirlo debido a prejuicios sobre el olor, sabor o textura del alimento, perdiéndose de sus grandes beneficios tanto para el organismo en general como para el corazón.Si tus hijos son como ellos, a continuación Mazatún® te explica cómo “disfrazar” en su dieta este pescado y convencerlos de que lo disfruten mediante una divertida hamburguesa de atún, pues no hay duda de que las hamburguesas son uno de los platillos favoritos de los pequeños y difícilmente se resistirían a una.¿Qué necesitas?- 3 latas de atún en aceite Mazatún®- ½ taza de pan rallado- 1 huevo- 1 cucharada de perejil picado- 1 cucharadita de un diente de ajo picado- ½ cebolla pequeña rallada- ½ zanahoria rallada muy finamente- Aceite- ½ cucharada de sal- ½ cucharada de pimienta- 1 bol- 3 hojas de papel absorbente (servitoallas)- 1 paquete de pan para hamburguesas¿Cómo preparar las hamburguesas de atún?Escurre en un recipiente el aceite de las 3 latas de atún Mazatún®, vacía la carne en un bol y y desmenúzala con los dedos. Cuando hayas terminado, añádele el perejil, el ajo picado y la zanahoria y cebolla previamente ralladas.A esa mezcla, agrégale el huevo con su yema, la sal y la pimienta; con ayuda de un tenedor, tritura y revuelve todo durante 5 minutos para que los ingredientes queden integrados de forma uniforme. Posteriormente añade el pan rallado y vuelve a mezclar todo hasta obtener una masa compacta y espesa que sea posible moldear con las manos. Finalmente dales forma de hamburguesa hasta agotar la masa.Tip: si quieres que la forma de cada carne para hamburguesa sea más estable, puedes cubrir al final cada pieza con un poco más de pan rallado.Por último, calienta durante 3 minutos un sartén con el aceite a fuego medio, añade las carnes para hamburguesa y fríelas hasta que se hayan dorado por ambos lados. Retira y coloca sobre las 3 hojas de papel absorbentes apiladas para eliminar el exceso de aceite.Una vez que realizaste estos pasos, ya podrás preparar cada hamburguesa al gusto de los niños; sugerimos añadir vegetales como jitomate y lechuga, y contemplar una ligera cantidad de ingredientes como la salsa cátsup, mostaza y mayonesa. Ya en el plato, si gustas puedes incluir una ración de cualquier ensalada para dar un toque aún más nutritivo al platillo.Si a esta receta sumamos el uso de platos con dibujos de animales o de los personajes favoritos de los niños, harás de su comida una divertida aventura.Nota: Se recomienda preparar este platillo de forma ocasional, ya que de acuerdo con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), los niños de entre 18 meses y 12 años de edad no deben consumir más de 50 gramos de atún a la semana, para dar cabida a otros grupos alimenticios que también facilitarán su desarrollo y crecimiento.¡Consulta otras divertidas y nutritivas recetas en nuestro blog!